Del autorretrato al selfie y del selfie al sell-selfie

Del autorretrato al selfie y del selfie al sell-selfie

El que viaje solo o en pareja sabe de sobra que el selfie no es una práctica reciente. Cansados de tanto: “please, could you take us a picture?” todos hemos recurrido alguna vez al famoso gesto de estirar el brazo. La palabra selfie si es más nueva y ha sido gracias a las Redes Sociales, sobre todo a Twitter, como hemos entrado todos de lleno en la selfie manía.

Es bien sabido que nos encanta deleitarnos con nuestra propia imagen, nos paramos en los espejos desde que nuestros ancestros comenzaron a apreciar su reflejo en el agua de los ríos y lagos. Podríamos decir que el autorretrato y ahora el selfie es la evolución máxima del narcisismo. Porque aunque nuestro genio y nuestra creatividad nos permita reflejar nuestro entorno, de poco nos sirve si no podemos vernos en esa imagen y demostrar que estuvimos allí.

Todos los fenómenos sociales de gran impacto tienen el punto álgido en un momento de su historia y el del selfie, que no podía ser menos también lo tiene. Y es claramente este:

selfie degeneres 1

¿Quién no ha oído hablar del selfie de Ellen DeGeneres en la gala de los Oscars este año? Ha sido sin duda el hito más relevante de la histórica selfiana (disculpen si me tomo la licencia de inventarme esta palabra a lo Star Trek).

Y es que los números son indiscutibles:

  • 8 actrices y actores famosos.
  • 13 estatuillas ganadas entre todos.
  • Difusión a más de 43 millones de personas.
  • Más de 3 millones de retuits.
  • 1.000 millones de dólares en beneficio promocional.

Haciendo hincapié en los dos últimos datos. Esa noche ardió Twitter con un selfie que se difundía hasta la saciedad, fue el súper trending topic de la historia, desbancando a este otro de Obama en su victoria electoral de 2012.

 twitt obama

Todos vivimos un poco obsesionados con las repercusiones de nuestro actos en las redes. Contamos seguidores, tuits, retuis, favoritos, pines, me gustas…

 Retweetpin itfollow meme gusta

Pienso en los millones de tuits del selfie de DeGeneres y me viene a cabeza la imagen de Tío Gilito nadando en una piscina de monedas. Porque en nuestra sociedad 2.0 no nos podemos engañar, todas estas fantásticas cifras se convierten en dinero o en “petrodólares” como diría el millonario pato.

tiogilito2

Esto lo supo ver con claridad Samsung que le pagó a la presentadora una desconocida y abultada cifra para dejar en el camerino su iPhone y usar para la ocasión un smartphone de su marca. Visto así parece que, en esta guerra en Twitter, Obama con su foto clásica por muy idílica expontánea y natural que fuese, sin patrocinio y sin selfie poco podía hacer.

Dejando aparte la poca capacidad de adaptación que está demostrando últimamente la empresa de la manzana, (esto sería tema para otro post) para mi al menos, una vez que me entero del patrocinio, el momento selfie pierde un poco de encanto

selfie big papy 1

Hemos sabido que recientemente, la compañía surcoreana, le ha pagado también una considerable cifra al famoso jugador de los Red Sox “Big Papi” para que, aprovechando una visita del equipo a la Casa Blanca, utilizase un Samsung Galaxi Note 3 para hacerse un selfie con Obama. Quién sabe, quizás con estas agresivas estrategias pronto volverá el presidente a encabezar la lista de los trending-topics en Twitter.

Al parecer, como dice el refrán, lo que Samsung quita, Samsung da.

Claro que yo me pregunto si para que de verdad funcione la campaña basta con conocer la marca del teléfono o debe existir además otra foto hecha desde fuera del selfie que muestre y promocione de verdad el producto?

Ahora que hay gente que dice que el selfie ha muerto ¿estaremos ante el nacimiento de una nueva moda?:
El “Sell-Selfie”

 

selfie big papy 2 selfie degeneres 2

CITAS Y ENLACES:

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *