El cliente perfecto

El cliente perfecto

Para un autónomo dedicado a trabajo creativo encontrar el cliente perfecto no es fácil prueba de ello es la cantidad de post y chistes que circulan por internet sobre malos clientes y las dificultades para lidiar con ellos. Como soy una persona positiva me planteo el caso al contrario y me hago las siguientes preguntas: “¿existe el cliente perfecto?” “¿cómo lo puedo reconocer?. Antes de comenzar he de decir que por suerte tengo clientes y debo aclarar como hacen en las películas de clase B de las sobremesas de los sábados que esta historia no está basada en hechos reales y que cualquier parecido con la realidad será fruto de la coincidencia.

1.- ¿Será una Gran Empresa el cliente perfecto?

Seguro que muchos de los creativos que se lanzan a emprender por su cuenta han estado trabajando para una empresa como empleado. Si tienes suerte y la relación se cierra cordialmente a lo mejor tu ex empresa decide seguir contando con tus servicios como free-lance. Las ventajas de este tipo de cliente son muchas: conoces el producto, conoces a los empleados ( la persona de contacto puede ser incluso un antiguo compañero tuyo), conoces la estructura de la empresa, el organigrama y flujos de trabajo, y lo que es más importante conoces su solvencia lo que te dará una seguridad a la hora de cobrar tu trabajo. La grandes empresas suelen respetar sus horarios de trabajo así que seguramente no tendrás noticias de ellos en los días de fiestas y fines de semana, pero si te llaman a las 9 de la mañana de un martes quizás no entiendan que en ese momento no estés frente al ordenador trabajando para ellos. Las grandes empresas son también poco ágiles y poco dadas a la improvisación o cambios en sus procedimientos, esto puede jugar a favor tuyo porque si les gusta tu trabajo contarán contigo muchos años, pero también es bastante probable que te toque ajustarte a formas de pago “establecidas” para todos los proveedores (pagos aplazados, pagarés etc.) que con seguridad no van a ser las perfectoes para ti. En mi opinión una Gran Empresa es un buen cliente pero no es el cliente perfecto.el cliente perfecto_1_maremotobymardelgado

2.- ¿Será el cliente perfecto una Pyme?

Las pequeñas o medianas empresas son el motor de este país, las hay de todos tipos, desde comercios, hostelería, servicios etc. Suelen tener pocos empleados y seguramente no tengan un departamento dedicado a la comunicación, como mucho una persona encargada de las compras, por eso lo más seguro es que tu interlocutor directo sea el jefe de la empresa. Esto es muy bueno si llegas a conseguir entenderte con él o ella, si respeta tu trabajo y te deja tu parcela de autonomía y creatividad para formar un buen equipo de trabajo. Lo malo es que lo más probable es que una pyme no tenga asignado un presupuesto fijo para los servicios que tú le puedas ofrecer y será una relación intermitente. Ahora un logotipo o imagen corporativa, en unos meses un flyer o folleto y después…nada. El típico caso de “sólo me acuerdo de santa Bárbara cuando truena”. Lo perfecto es intentar estudiar bien las características y necesidades del cliente y buscar algún servicio recurrente que les puedas ofrecer para que el contacto no se rompa, pero es difícil. El cliente mediano seguramente aceptará mejor tus formas de pago, respetará la mayoría de las veces tus tiempo de descanso, pero te llamará sólo cuando te necesite. En mi opinión una Pyme es también un buen cliente pero no es el cliente perfecto.

el cliente perfecto_2_maremotobymardelgado 3.- ¿Será otro profesional independiente el cliente perfecto?

Eres autónomo y como tal seguro que en el curso de tu vida profesional acabas contactando con otros autónomos. “Dios los cría y ellos se juntan”. A priori este puede parecer el cliente perfecto. Vas a sentir que te entiende mejor que ningún otro porque, como tu, está ilusionado por su proyecto y como tú es capaz (o se ve obligado que es peor) de echar horas y horas a su negocio. El autónomo no tiene días libres, y es probable que piense que tu tampoco los tienes contactándote entre horas o los fines de semana. El autónomo a veces vive en una pequeña montaña rusa emocional en las que unos días se siente libre y feliz por ser su propio jefe y otros se siente esclavo y desgraciado por lo mismo… este puede ser un buen cliente pero ojo si sabemos mantenernos en nuestro lugar y aclarar que entiendes sus problemas pero son suyos y tu labor no es ser su asesor o su coach, tu labor es trabajar en aquello para lo que te ha contratado. Ojo también a las peticiones de descuentos sobre tu tarifa o a los pagos en “especie”, algunas veces puedes caer en la tentación de permitir que te pague con su propio trabajo: “tu me haces la imagen e la empresa y yo te hago….” salvo que volvamos a la sociedad del trueque nunca debemos aceptar ese tipo de trato. En mi opinión un autónomo es buen cliente pero no es el cliente perfecto.

el cliente perfecto_4_maremotobymardelgado4.- ¿Será un familiar o amigo el cliente perfecto?

Aquí empiezo diciendo del tirón lo que todos estamos pensando: Desde luego que No. Parece un tópico pero es una verdad como una casa que hay que huir de este tipo de clientes siempre que nos sea posible. Y no digo que no haya que colaborar con un hermano o un buen amigo que comienza un negocio y te pide que le hagas un logotipo, o unas tarjetas, porque decirle que no te hará sentir mal seguro. Pero en este caso hay que sopesar seriamente la idea del trabajo desinteresado pero marcando claros límites para que no se te escape de las manos la cosa. Por contrapartida seguro que este trabajo y el boca a bocoa puede traerte otros clientes futuros.

5.- ¿Será una ONG el cliente perfecto?

Si te sientes bien colaborando con otros, dedicar algunas horas de tu tiempo a causas sociales puede ser buena idea, compartir conocimientos y aportar valor hace que nos sintamos bien pero las causas sin ánimo de lucro son lo contrario a tu proyecto porque lógicamente el ánimo de lucro debe ser tu objetivo. Trabajar por amor al arte colaborando con alguna causa benéfica es bueno si esto no nos desvía de nuestros objetivos pero en mi opinión este no es un cliente y mucho menos es el cliente perfecto.

el cliente perfecto_3_maremotobymardelgadoAhora estarás pensando que visto lo visto que no existe el cliente perfecto de la misma manera que no existe la pareja perfecta. El que un cliente sea bueno no dependerá sólo de sus características sino de cómo se ajuste a los servicios que ofrecemos y como reconozca el valor que aportamos a su negocio. Por eso mismo creo que sí hay un cliente perfecto para cada uno de nosotros y está mucho más cerca de lo nos imaginamos.

El cliente perfecto eres tú

Es muy difícil cuando estamos preocupados por buscar, atender y cobrar a otros volcarnos en nosotros mismos como clientes. Pero yo estoy convencida de hay que encontrar el tiempo para ello porque somos “nuestro cliente perfecto”. A menudo aplazamos el trabajo en nuestra web, desatendemos nuestro blog o descuidamos nuestra propia promoción, o nuestra propia imagen de marca. Pensamos que no tenemos tiempo y que además es un trabajo que no está pagado “en casa de herrero cuchara de palo”. Mal hecho, hay esforzarse por buscar esos momentos porque nos sentiremos muy recompensados. Tú eres el cliente perfecto el que mejor te paga, nadie como tu va a valorar tu trabajo, va a aprovechar la formación a la que le dediques horas y va vender los servicios que ofreces. Tú eres el cliente perfecto y del tiempo que tardes den darte cuenta de ello dependerá tu crecimiento como profesional y como persona.

el cliente perfecto_6_maremotobymardelgado

 

Nota: Las imágenes de este post diseñadas a partir de vectores libres de Freepik (más…)
Cómo cobrar un logotipo por lo que vale

Cómo cobrar un logotipo por lo que vale

Lo que se por experiencia es que para poder cobrar un logotipo por lo que vale debemos empezar por trabajarnos muy mucho la propuesta económica que hagamos. Te aseguro que si presentas bien tu proyecto harás valer tus conocimientos, tu profesionalidad y tus horas de trabajo y defenderás tus costos con criterio y seriedad. Si queremos desterrar de una vez por todas el famoso “eso lo hace mi sobrino que dibuja bien”, nuestra propuesta económica debe estar bien documentada y ser “profesional”.

Mi secreto para cobrar un logotipo por lo que vale está en preparar una propuesta profesional

Para que valoren nuestro trabajo y sobre todo aprueben nuestro presupuesto es muy útil explicar qué conlleva, hacer ver que un buen logotipo lo hace un profesional usando su experiencia y sus conocimientos, sus medios y también sus horas. Estas horas de dedicación el cliente las comprende mejor si se fijan unas fases o etapas y se argumentan bien. Como el buen cirujano que te explica con claridad los pasos previos a la intervención que te va a realizar.


Las fases que yo desarrollo en mis presupuestos son:

  • Breafing
  • La fase de Investigación
  • Primeros Bocetos
  • Elaboración de Propuestas
  • Presentación
  • Trabajo sobre la propuesta elegida
  • Entrega final

 

1 – El Breafing: Haz Preguntas.

Aún en el supuesto caso de que tu cliente conozca a el significado de esta palabra te va a costar dios y ayuda que te entregue un breafing en condiciones y lo más probable es que te toque hacerlo a ti para evitar el temible: “ve tú haciendo propuestas a ver qué me parece”. Mi recomendación en este caso es ser proactivo. A lo mejor el cliente no tiene tiempo de redactar el susodicho informe pero seguro que lo tiene para una reunión que será vital para centrar el proyecto. Que te cuente, que hable sobre su empresa. Qué hace, qué vende, dónde quiere llegar. Descubre las propuestas estéticas que le gustan, a veces aunque el cliente piense que no tiene ninguna idea te sorprenderá comprobar que tiene muchas más de las que cree. Debemos descubrir si por ejemplo odia el color verde, no le gustan los dibujos de animales y las letras mayúsculas pero le encanta las plantas o las figuras geométricas. Y ojo que esta reunión acudan todas las personas que tengan capacidad de decisión, debemos analizar discretamente, la relación entre ellos y los puntos de confluencia y diferencias, para evitar que terminen diciéndote: “a mí me encanta pero a mi socio no le convence”.

Luego toca presentar las conclusiones de la reunión “no querías breafing…pues toma dos tazas”. Demuestra que has captado su idea y recalca el “su idea” porque en la medida que el cliente se sienta implicado va a reaccionar más positivamente a tus propuestas, démosle su hueco en el proyecto pero sin llamarse a engaño, que no piense que tiene que hacer tu trabajo, el profesional eres tú y no él.

cómo cobrar un logotipo por lo que vale

2 – La fase de Investigación: Abre los ojos.

El diseñador que se precie sabe que trabajar bien no es plantarse ante el ordenador a ver qué pasa. Hay que  estudiar las notas de la reunión, investigar a la competencia, inspirarse, y estar muchas horas con los ojos bien abiertos y la mente en un solo objetivo: ese logo, esa imagen que tenemos que encontrar. No se trata de copiar ojo. Todos entendemos que es perfectamente lícito para un pintor visitar exposiciones, museos y galerías en busca de inspiración. Nosotros también lo hacemos, que lo sepa tu cliente es vital. Internet nos ofrece un campo ilimitado de ideas, pero también podemos inspirarnos en libros, revistas, incluso caminando por la calle. Estar receptivos y llevar los ojos bien abiertos es crucial.

 

cómo cobrar un logotipo por lo que vale

3 – Los primeros Bocetos. Dibuja, dibuja.

Yo en esos días ando todo el día con un cuaderno y un lápiz encima llenado sus páginas de garabatos, formas, textos y figuras a mano alzada. Este comienzo es muy importante porque se le empieza a perder el miedo al proyecto, a la famosa hoja en blanco. Un “brainstorming” gestual dónde todo vale y de donde empiezan a sentarse las bases del trabajo, destacando algunas buenas ideas y descartando muchas malas.

cómo cobrar un logotipo por lo que vale

4 – La elaboración de la Propuestas. Échale horas.

Tras los bocetos seguro que ya tenemos dos o tres líneas de trabajo diferentes para desarrollar ya sentados ante el ordenador. En mi caso al menos suelen ser incluso opuestas, algunas más gestuales otras más geométricas. Ahora no queda otra que echar horas de trabajo para conseguir que esos trazos casi sin sentido se conviertan en unas propuestas de las que te sientas orgulloso. ¿Cuantas?, no demasiadas, nuestro criterio debe ser crucial para hacer una selección de dos o tres versiones. A mí me ayuda tomar distancia, intenso dejar al menos un día sin mirar el trabajo antes de decidirme. También suelo consultar a personas de mi entorno a ver qué opinan. Un punto de vista objetivo nos pone los pies en la tierra. Pero sin olvidar que tú debes tener la última a palabra.

cómo cobrar un logotipo por lo que vale

5 – La presentación. Ponlo bien bonito.

Fija de antemano en el presupuesto un número máximo de propuestas que vas a presentar y aunque es deseable que se decidan por una, acuerda también un precio por si se necesitan versiones adicionales. Que quede claro que el cliente puede y debe conocer tu porfolio previamente y si está trabajando contigo es porque le gusta tu estilo así que no debes consentir que te pida versiones ilimitadas, no es bueno para el trabajo, ya que lo complica, ni para tu reputación.

El logo bonito debe además parecerlo. Eres diseñador, presenta tu trabajo bien. Unas diapositivas de PowerPoint con las diferentes versiones pueden ser de ayuda y siempre con una explicación que argumente el camino que nos ha llevado hasta allí. También son muy útiles los Mock-Up  que nos dan una imagen de cómo queda el logo en una tarjeta de visita, la pantalla del ordenador, carteles, etc… os aseguro que esas presentaciones son fáciles de hacer y quedan muy resultonas.

cómo cobrar un logotipo por lo que vale

6 – Trabajo sobre la propuesta elegida: Los último retoques.

A tu cliente le gusta una de tus propuestas. Bien!. Pero seguro que quiere hacer alguna sugerencia. Hay que tener mano izquierda siempre y aceptar los cambios posibles sobre la misma, colores, tipografías… que acertemos a la primera es muy difícil pero esto no es malo. Demos la vuelta a la tortilla y valoremos la participación del cliente para terminar de pulir el proyecto, lo sentirá más suyo y esto siempre es en beneficio de todos.

cómo cobrar un logotipo por lo que vale

7 – Entrega del Final: Listo para llevar.

En base a mi experiencia de ya muchos años haciendo imagen de marca hay un momento en el que un logotipo en el que estoy trabajando deja de ser un “dibujo” para convertirse en una “imagen” y si cierro los ojos soy capaz de recordarlo como un todo, en ese momento considero que el trabajo está  listo para llevar. Entregaremos  el logotipo en varios formatos gráficos para que pueda adaptarse a los diferentes soportes en los que vaya a ser utilizado: eps, jpg, gif, png…etc. Asimismo se harán versiones en color y blanco y negro y versiones con diferentes composiciones entre el símbolo y el logotipo. Hoy en día los distintos entornos tanto offline como online demandan logotipos responsive, con versiones de ellos mismos que den más riqueza gráfica a la Identidad de la Marca. Aun así habrá siempre uno que sea el “Logotipo Base”.

cómo cobrar un logotipo por lo que vale

Una persona me dijo un día: “los clientes no es que no quieran pagar, lo que quieren es saber por qué pagan lo que pagan y sentirse bien con ello”. Nosotros tenemos que explicar por qué cobramos lo que cobramos para sentirnos bien también.

Espero que este post te haya sido de utilidad, si quieres ver algunos de mis trabajos te dejo un enlace aquí: /?p=2063

Nota: Las imágenes de este post diseñadas a partir de vectores libres de Freepik
La huella de una marca

La huella de una marca

Todo error deja un enseñanza, toda enseñanza deja un experiencia y toda experienci deja una huella: Anónimo

Cierra los ojos y piensa en una marca conocida. Qué ves? Ves un producto?, un logotipo?, un color?. Ves un anuncio de televisión que te impactó o quizás una escuchas una canción?. Si todas esas imágenes se corresponden con lo que esa marca quiere que sus clientes recuerden entonces es que habrán hecho bien las cosas, que su Imagen de Marca es una huella sólida, fiel representante de un producto y de una empresa, incluso de todas las personas que trabajan por ella.

la huella de una marca_grRecientemente me he renovado el Dni. Ahora gracias a la cita previa es un trámite fácil y rápido. Al acercarse el día me acordé de hacerme las fotos de carnet pero en esta ocasión me he preocupado de planificar bien la tarea: peluquería, maquillaje y lo más importante, un buen fotógrafo. Muchas veces nos arreglamos y acicalamos para las dos horas que dura una cena de amigos pero en cambio nos fotografiamos de cualquier manera para un carnet que va a tener que acompañarnos en nuestra cartera diez años. Yo, sin ir más lejos, he tenido que convivir a diario con una cara de susto y un peinado trasnochado. No en vano se dice: “sales peor que en tu foto de carnet”. (más…)

Que empiece a pitar la olla

Que empiece a pitar la olla

Bienvenid@ a mi nueva web, bienvenido a mi casa

No quiero extenderme mucho en este post de presentación de mi nueva web y mi nuevo blog al que estás invitado. Me sentiré feliz de que hagas el recorrido por sus espacios esperando que te gusten y que los disfrutes tanto como yo misma lo he hecho diseñando cada una las estencias de la casa y decidiendo cómo decorar cada una pero dejando también ese lugar abierto a la improvisación tan necesario porque un espacio vivo es siempre un espacio en cierto modo incacabado.

cajasblogSiento ahora ese cansancio mezclado con satisfación de después de una mudanza, cuando aunque aún nos queden algunas cajas por abrir apiladas en un rincón, los cuadros esperen en el suelo su lugar, no tengamos cortinas en las ventanas o cuelguen del techo tristes casquillos con bombillas, ya sabemos que estamos en nuestro hogar si tenemos ese sofá donde sentarnos a descansar o a escribir con el portátil sobre las rodillas, esa cama donde amanecer sintiendo la casa nuestra o esa cocina dónde tomarnos nuestro primer café y hacer que empiece por fin a pitar la olla. (más…)

Mi vuelta al cole

Mi vuelta al cole

Este año estoy muy satisfecha porque uno de los propósitos que, con ilusión, formulé a la vuelta de mis vacaciones ya está empezando a hacerse realidad y ni siquiera ha finalizado el mes de septiembre. Este propósito era Mi Vuelta al Cole. En la vida nunca dejamos de aprender y esto es una máxima que todos los profesionales debemos tener clara. Sea lo que sea a lo que nos dediquemos hay una evolución constante de técnicas, procedimientos que nos obligan a mantenernos activos y al día. Si además nuestro trabajo está mínimamente ligado a la tecnología entonces a buen seguro no dejaremos de reciclarnos en la vida.

a principio de 2014 me animé a utilizar WordPress a nivel de usuario para crear este blog. Todo fue muy rápido y fácil, tenía ganas de expresar lo que rondaba por mi cabeza y este medio tan intuitivo te permite con un mínimo de esfuerzo lanzar al mundo tus pensamientos medianamente ordenados y decorados. Sin más pretensiones comencé a publicar y a sentirme bien cuando alguien me comentaba que le gustaban mis pequeños maremotos, pero sobre todo al pensar que estaba avanzando hacia algún lugar. (más…)

Devuélveme mi símbolo

Devuélveme mi símbolo

Andaba yo hace unos días escuchando Over de Rainbow en la versión de Israel Kamakawiwo y con la estrofa: “Somerwere Over the rainbow, bluebirds fly” mi mente voló inmediatamente (nunca mejor dicho) al logotipo de Twitter, el famosísimo pajarito azul.

images-1

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=V1bFr2SWP1I]

(más…)